Saltar al contenido

Alternativas de estudio

Los terceros lunes de cada mes siempre traemos Alternativas, esas aplicaciones que no son de las más usadas en el mundo, pero que cumplen de mejor o igual manera las funciones de las más descargadas. Hoy tenemos una nota distinta: como la temática del mes es Estudio, hablaremos un poco de alternativas a los modos tradicionales de estudio. ¿Puede la tecnología ser un aliado a la hora de sentarnos a estudiar? ¿Cómo aprovecharla?

Mucho de este tema ha hablado Orne en la sección Decidí de esta misma página. A lo largo de este mes nos ha brindado a su manera alternativas a la hora de estudiar: desde aplicaciones para aprovechar los dispositivos móviles, hasta enciclopedias virtuales y lecturas digitales. Estas excelentes notas, en conjunto, nos pintan un panorama a la hora de sentarse con los libros muy diferente al que se vivía en años anteriores.

En alguna vieja columna semanal mía abarqué un tema parecido, ¿es necesariamente la tecnología una distracción a la hora de aprovechar el tiempo de estudio? Es sabido que la llegada de Internet y tecnología “para todos” ha cambiado un poco la situación de todos los días en los chicos, donde fácilmente pueden acceder a redes sociales y otras páginas, que sólo aportan una distracción neta. Pero no todo esta perdido: la Web y la tecnología en sí, pueden ser nuestro mejor aliado a la hora de estudiar.

El material didáctico que existe actualmente en la nube es virtualmente infinito, y haciendo una buena búsqueda con fuentes chequeadas, estamos en condiciones de acceder a valiosísima información al instante, algo que 10 años atrás suponía una tarea más demandante. Artículos científicos, ensayos, monografías, enciclopedias enteras y muchas cosas más pueden ser encontradas en portales virtuales, sólo hay que sabe donde buscar.

Incluso el clásico “papel y lápiz” ha sido puesto en discusión con las nuevas tecnologías. Ya no es tan necesario crear resúmenes, notas y artículos en un pedazo de papel: podemos acceder a múltiples soportes digitales igual de válidos, como la computadora o una tablet. La educación no está al margen de esto, y se ve en las nuevas políticas de incluir a la computadora personal dentro del espacio educativo, con los planes “Conectar Igualdad”, en donde se entregan netbooks a los alumnos de escuelas públicas. La entrega de informes y la resolución de problemas y parciales ahora se da de una manera diferente, con alumno y profesor accediendo por medios virtuales.

Hoy no hubo enlaces ni puntajes, pero el propósito de esta nota es que sepan que la tecnología no merece ser excluída, mas bien todo lo contrario: es una herramienta con un potencial increíble y, lo más importante, está al alcance de todos para mejorar la productividad y las ganas de aprender, fundamentalmente.